Dragon Ball Super: episodio 103

El episodio 103 de Dragon Ball Super  «¡No te contengas, Gohan! ¡La batalla decisiva contra el universo 10!» continúa con lo acontecido en el anterior episodio: tácticas, historias y destrucción, esto es lo que nos ofrece este buen capítulo de hoy. Ribrianne y A-17 empiezan una feroz batalla mientras que Goku tiene que vérselas con Roasy. Gracias a la ayuda del androide, logra tomar ventaja y ataca a su rival con sus propias armas: “pude aprender de tu forma de pelear”. Ribrianne aparece para ayudar a su compañera y ambas se encuentran en una situación de peligro, pero aparece Jimizu el guerrero yardrat y las salva usando la teletransportación. Goku y A-17 intercambian unas palabras en las que se le da el primer aviso a Goku de no bajar la guardia y se separan.

En otro lado de la pista, el discípulo de Piccolo golpea repetidamente a Botamo mientras su padre y su maestro discuten sobre esta pelea: Goku sabe que la victoria de su hijo está garantizada ya que le advirtió de las particularidades del oso del universo 6. Efectivamente, Gohan  termina por levantar a Botamo del suelo y lo empuja hasta sacarlo de la pista gracias a un Kame Hame Ha. Mientras cae fuera de la arena el guerrero del universo 6 lanza un último ataque a un Gohan que se encuentra de espaldas, el viejo Kaioshin cree que ha bajado la guardia, pero el joven guerrero demuestra ser más atento que su padre y repele el ataque con facilidad. Satisfecho por la pelea de su hijo, Goku se marcha en busca de acción no sin antes recibir una segunda advertencia de no bajar la guardia, esta vez por parte de Piccolo.

En el segundo bloque del capítulo, vemos como el yardrat expulsa a otro guerrero del universo 10, al que ya solo le quedan dos participantes. Estos mismos son los que se interponen en el camino de Gohan y Piccolo. Rubalt, el guerrero de piel roja, parece sorprender al namekiano quien parece estar en dificultad ante su oponente pero rápidamente lo noquea usando la misma técnica que usó frente a A-17 en su enfrentamiento en la isla durante la saga de Cell y lo saca de la pista dejando el universo de Gowasu con un único participante. Obuni revela ser un temible adversario ya que logra, como nos explica Whis, mediante una técnica secreta y muy complicada, multiplicar su cuerpo y hacer sentir su ki en un sitio diferente del que realmente está, engañando así a Gohan tanto por la vista como por el ki. En una situación complicada el mestizo saiyan-terrícola se ve obligado a usar su transformación mística y dejarse voluntariamente golpear por su oponente para poder así contraatacar: una táctica arriesgada ya que conlleva el hecho de recibir daños constantemente. En medio de la pelea los rivales se demuestran un respeto y admiración mutua, antes de seguir luchando hasta que el ki de Obuni termina por agotarse y le imposibilita el poder usar su técnica secreta, ocasión que aprovecha Gohan para vencerle gracias a un potente Kame Hame Ha.

El capitulo que había tenido un ritmo muy alto hasta ahora, se vuelve pausado y angustioso para despedir al universo 10 que es eliminado con un grito alegre de los Zennoh, que siguen disfrutando como niños ante un espectáculo de marionetas. Mientras los componentes del universo 10 aceptan con dignidad su funesto destino, el ángel Cus a diferencia de Mojito, no se muestra feliz sino realmente apenada por la pérdida de su Kaioshin y sobre todo del Hakaishin Rumoosh, del que suspira el nombre llena de pena y resignación. Dejando muy claro que la reacción del ángel del universo 9 se debía más a su falta de apego hacia sus protegidos, que por cualquier tipo de complot destructor.

Gohan observa como el medallón de Obuni se ha abierto y ve una foto de su oponente junto a su familia antes de desaparecer junto al resto del universo 10. Cierra el puño con dolor, sabiendo que personas inocentes han desaparecido y que él es en parte responsable de ello pero lo hizo por salvar a su universo: sufre por esta mezcla de sentimientos entre el daño que ha causado y sus obligaciones para con su universo. Este momento podría tener una gran importancia ya que es la primera vez en el que vemos como la gravedad y la injusticia del torneo es reflejada en uno de sus participantes. Muchos nos hemos quejado del tono festivo que tienen las peleas pese a todo lo que está en juego pero con Gohan hemos visto por fin una reacción madura y grave. 

Con un nuevo universo eliminado, termina el capitulo 103 y en el adelanto del 104 podemos ver como Goku se alía con Hit para luchar contra los Pride Troopers Cunsi y Dispo usando la forma de super saiyan god, una forma que no había vuelto a ser usada en el anime pero si en el manga durante la saga Trunks del futuro. Su uso permitía a nuestro héroe no gastar tanta energía como en la forma de super saiyan blue, pero alcanzando un nivel de poder altísimo. Después de esta genial entrega de Dragon Ball Super nos adelatan el próximo episodio que se titula «¡Una pelea más rápida que la luz se inicia! ¡¡El frente conjunto de Goku y Hit!!» que se emite el próximo domingo a las nueve de la mañana, hora japonesa, en Fuji TV. ¡No os lo perdáis!

Jairo Murcia

Nací, ví Dragon Ball, ví Dragon Ball Z, crecí, algo murió dentro de mí con Dragon Ball GT, maduré. Veo Dragon Ball Super y cuando muera, ¡espero que busquéis las esferas del Dragón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − ocho =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies