Dragon Ball, Dragon Ball Super, Bola de dragon, bola de dragon z, bola de dragon super, Son Goku, Goku, Vegeta, Piccolo, Gohan, Esferas, Dragon Balls, nueva serie

Entrevista a Akira Toriyama en Dragon Ball Super History Book

Akira Toriyama ha concedido una entrevista que aparece en Dragon Ball Super History Book. A continuación, la traducción al español:

Octubre 2015, Nagoya. Este año Dragon Ball celebra su treinta aniversario, así que llevaremos a cabo una larga entrevista con el maestro Akira Toriyama. Le preguntaremos sobre las raíces de Dragon Ball, desde las ideas de la historia hasta los diseños.

Para el treinta aniversario de Dragon Ball, queremos preguntarle una vez más, maestro Toriyama, sobre la serie. En primer lugar, queremos preguntarle sobre la concepción básica de cualquier serie, el protagonista: ¿siguió alguna regla cuando estuvo creando los personajes principales?

Siempre dibujo a protagonistas fuertes; no solo Goku, ellos son todos así. Pienso que es fácil dibujar a tipos con fuerza sobrehumana, y más divertido también. Si tú coges algo normal, a diario y le añades a un tipo con una fuerza extraordinaria, entonces él se vuelve el centro de atención, ¿no? Y supongo que me gusta cuando un tipo tonto y bobo acaba siendo extremadamente fuerte. Esto como en las pelis de kung-fu donde el viejo flacucho acaba volviéndose un maestro en artes marciales; adoro cosas como esa.

Entre Goku y Arale hay una gran diferencia entre su aspecto y de lo que son capaces de hacer.

Sí. Prefiero centrarme más en la historia, así que les di diseños sencillos, pero más allá de esto pienso que esto se reduce a la idea de que es más interesante que tipos con aspecto de debiluchos sean fuertes. Con Goku, él empezó siendo un mono. Entonces pensé más sobre ello y le hice humano, pero Torisihima-san [Kazuhiko Torishima, el primer editor de Toriyama en Shueisha] me dijo que necesitaba tener algo que cuajase con él aparte, así que le di una cola… Pero eso solo fue para salir del paso (risas).

¿La cola se interponía en la pelea?

No, es solo que yo siempre estoy pensando sobre cómo las cosas se suponían que tenían que funcionar, así que fue realmente doloroso cómo él se ponía sus pantalones o cosas así. Esto es lo que siempre me fastidiaba más. ¿Hay un agujero en los pantalones? ¿Primero mete la cola por él y entonces se pone los pantalones? Así que eso hizo que quisiera acabar de deshacerme de esa maldita cosa… Lo cual hice, al final (risas).

Ya veo. Así que entonces después de eso, Goku creció…

Cogí un gran retroceso en aquella época. Aparentemente, en un manga de shōnen cambiar lo que caracteriza al personaje principal era un gran no, pero a mí eso no me importaba.  Las proporciones de cuerpo/cabeza hicieron que luchara más duro, así que dije que si la serie estaba empezando a centrarse más en las batallas, entonces necesitaba hacerle adulto. Pero esto fue realmente chocante para ellos: “¡la serie finalmente se ha hecho popular, y ahora tu quieres ir y cambiarlo todo!” eso fue el tipo de reacción que cogieron.

¿Cómo te las arreglaste para convencer a todos en la editorial?

“Convencer” probablemente no es la palabra correcta. Primero dibujé un boceto de Goku adulto y lo envié a la oficina de la editorial para tener su feedback. Pero entonces me puse a dibujar un borrador irregular antes incluso de haberles escuchado (risas). Por la época en la que les mandé el borrador irregular a la oficina de la editorial, no había tiempo para hacer grandes revisiones, así que ellos estaban como: “si tú estás tan decidido en hacer esto, entonces bien…”

Después de esto, Goku cambió aun más, siendo un super saiyan. ¿Cómo surgió este diseño?

Le di cabello rubio, así no sería mucho trabajo para mi ayudante. Él tardaba mucho tiempo en oscurecer el pelo de Goku, y tuve que borrarlo. Fue realmente doloroso… (risas).

La forma de sus ojos también cambió.

Con el diseño habitual de sus ojos, era duro tener que mirarle desde un lado. Eso hacía que fuera difícil de explicar cómo estaba mirando exactamente, así que quise darle ojos que hicieran esto más claro. Su mirada directa después de transformarse por primera vez y mirar a Freezer…Me basé en la de Bruce Lee. Desde entonces, esa mirada fulminante suya, ¡te paraliza! Esto es lo que quise hacer en el arco argumental de Freezer… Una vez que Goku tenía esa mirada, por lo que a mí respecta estaba concentrado en acabar este arco argumental. Fue en plan: “¿ahora empiezan a pelear? ¡Qué dolor!”. Mi objetivo era solo llegar a esa mirada. Pero cuando de verdad llegó el momento de dibujarlo, se volvió un poco diferente a cómo lo había imaginado. Aun pensaba que la mirada de Bruce Lee molaba bastante (risas).

¿Sigue alguna norma para hacer a los personajes?

Supongo que sigo algunas reglas específicas, pero solo de forma subconsciente. Como cuando estoy dibujando a tipos malos, no los hago tan retorcidos y turbios para que dejen un mal sabor de boca en los lectores después. No porque me preocupen particularmente por los lectores, sino porque personalmente odio dibujar ese tipo de cosas. Bueno, Freezer fue bastante turbio, pero por lo general no dibujo cosas que sean tan desagradables que te marcan psicológicamente. Además, presté mucha atención en cómo hablaba Freezer. Después de eso, los villanos casi siempre hablan groseramente.  Pensaba que el contraste entre un patrón de habla educado y su crueldad y fuerza fueran realmente inquietantes.

Cuando se refiere a las apariencias, es habitual decir que los personajes de Dragon Ball son muy fáciles de distinguir partiendo solo de sus apariencias.

Supongo que acabo haciéndolo de forma natural, porque uso muchos paneles largos, y eso hace que sea fácil contar dónde y cómo están luchando. Cuando estoy dibujando personajes pequeños, no es bueno si tú no puedes contar quién es quién, así que lo mejor es darles a cada uno un rasgo distintivo.

¿Dónde empieza con los diseños futuros?

Mi proceso para dibujar personajes es básicamente empezar con su personalidad, y decido luego su cara…Entonces una vez que la cara está hecha, puedo seguir con su ropa. Procuro no decidirme por ningún diseño conceptual en concreto antes de tiempo, porque eso se lleva toda la diversión. Supongo que solo me viene la inspiración de donde sea en ese momento. Y cuando viene con nuevos personajes, trato de hacer tipos que no he dibujado mucho antes. Como con los Ginyū Tokusentai, mis hijos eran pequeños en esa época y estaban realmente metidos en eso de los héroes sentai, así que pensé: “eh, esos son interesantes”. Fue realmente fácil porque sus uniformes serían, obviamente, como los que tenían el resto del ejército de Freezer. No fue muy diferente a lo que todos los títeres llevaban. Así que todo lo que tenía que hacer era poner a cinco tíos juntos y llamarlos “fuerza especial” (risas).

¿Qué hay sobre Freezer?

Vagamente recuerdo que me basé en él a raíz de alguna reina o algo por el estilo de alguna película.

Con Cell, usted dijo en el pasado que le gusta su segunda forma.

Esa era la más expresiva, porque tenía una boca. Mientras que su primera forma no… Bueno, supongo que técnicamente la hice, pero fue realmente hacerlo y no pienso que él se viera muy guay.

¿Sus editores hicieron alguna vez alguna petición en relación a los diseños de los personajes?

No sé si llamarlo a esto “petición” pero… Cuando aparecieron A-19 y A-20, pienso que Torishima-san me dio un toque. Dijo algo como: “¡eh, esto es solo un gordo y un viejo!”. Así que entonces surgieron A-17 y A-18, pero él dijo: “ahora son solo críos”…No había forma de satisfacerle (risas). Así que lo siguiente que surgió fue Cell, pero Kondō-san me explicó que tenía que hacerlo más guay… a Kondō-san realmente le gustaba lo elegante, que las cosas molaran.

Desde cierto punto en adelante, se convirtió en rutina que los enemigos se transformaran.

Todo empezó con Freezer. Por supuesto, no empecé con ningún plan para que él se transformara, pero por el medio del camino pensé que podría molar hacer que se viera como un farol y entonces transformarlo de verdad. Probablemente, llegados a este punto también pensé en darle un diseño elegante al final. Tengo la costumbre de darles a los personajes más complejidad de forma progresiva y formas más rudas, entonces finalmente esto les hace realmente elegantes. Después de todo, es horrible ir dibujándolos una vez han conseguido toda esa complejidad (risas). Los tipos complejos son terribles cuando tienes que dibujarlos durante semanas y al final… Cell fue una tonelada de trabajo, con todas estas jodidas manchas en él (risas).

Fue realmente chocante cuando Freezer reveló que podía transformarse tres veces.

No lo planee tampoco (risas). Fue en plan: “eso es mucho; debería haberle hecho decir solo ‘dos veces’ en vez de tres” (risas).

¿Así que es por eso que la tercera forma de Freezer, la más compleja de todas, se transforma otra vez tan rápidamente…?

…Sí. Me pareció que debería de sacarla lo antes posible (risas).

¿Cómo surgió el mundo único de la serie?

Probablemente mencioné esto antes en alguna parte, pero con un mundo de ficción… Un mundo que no está aquí y que puede ser cualquier parte, es más fácil de dibujar desde que puedo solo dibujar lo que quiera. Dibujar el mundo real requiere una tonelada de referencias de material, ¿no? Y eso te fastidia si dibujas algo mal. Incluso solo dibujando un coche, necesitas, en primer lugar, investigar, y eso es algo tan tedioso, lo odio. Así es como hice las cosas todo el tiempo, y así es cómo Dragon Ball finalizó con su peculiar versión del mundo. Aunque realmente no sabría cómo explicarlo.

Una parte de la versión del mundo de la serie son todos los dioses que se han dejado caer. El punto es que ellos son aliens también es peculiar.

Siempre vuelvo a Dios cuando hay problemas (risas). Dioses y extraterrestres y otros entes desconocidos como estos hacen que sea fácil crear la historia. Después de todo, los dioses prácticamente no pueden hacer nada. Mis dioses son honestos y no muy quisquillosos, así que los niños pueden sentirse cómodos con ellos. La razón por la que les doy a los dioses acompañantes…Bueno, supongo que es porque es importante que la gente siempre necesite mayordomos, y es fácil desarrollar la historia a través de conversaciones.

Así que mayormente, ¿aportan una introducción?

Sí, como con Kibito que le di una cara seria, pero resulta que realmente no es nada especial. Prácticamente todos los tipos que parecen fuertes acaban siendo débiles. Supongo que me gusta invertir las expectativas.

Usted a menudo ambienta su historia en el campo. ¿Le tiene afecto al campo?

Como dije antes, primero tengo a esos tíos súper fuertes. Pero si ellos vivieran en la ciudad, estarían en boca de todo el lugar. Así que es por eso que los pongo en el campo. Porque quién sabe lo que hay afuera en las ramas, ¿no? Mi mujer solía decir que no se sorprendería si en lo más profundo de las montañas de China hubiera tipos que pudieran levitar un poco por encima del suelo. Esta es la idea de los ermitaños místicos que pueden vivir en secreto ahí afuera en alguna parte.

¿Así que esto no tiene nada que ver con que a usted le guste particularmente el campo?

No, no es que me guste el campo en sí mismo, sino más bien que no me gusta tener que dibujar cientos de edificios y casas. Pero sería monótono si todo el rato fuera lo mismo, así que, a veces, lo intento y salen locos de la ciudad. Porque cuando surgen los escenarios, dibujo ciudades tan pequeñas como la historia me lo permite (risas).

Entonces, usted no es meticuloso.

Lo principal es que es muy difícil dibujarlos. No es como si de verdad odiara las ciudades en sí mismas. Ni si quiera pienso que, probablemente, habría sido mejor mudarme a Tokio. Echando la vista atrás, nunca quise ir a Tokio, pero como me estoy haciendo viejo he encontrado la ciudad realmente práctica.

Usted es conocido por dibujar un montón de horizontes en sus fondos.

Sí, supongo que me gustan los horizontes. Cuando era pequeño, no había nada salvo campos a mí alrededor, así que todo lo que había por ver era el horizonte… Es algo que me gusta. Últimamente hay muchas casas nuevas, así que solo queda medio campo… es mejor para el campo ser campo, y la ciudad ser ciudad.

Saliendo un poco de la historia principal, ¿por qué usted dibuja tantos dragones y máquinas en las portadas de los capítulos y en otro tipo de ilustraciones?

Estoy bastante encariñado con los dragones. Todo el mundo sabe qué son, pero no son reales, así que no hay patrón sobre qué aspecto tienen que tener. Están los de Occidente y los de Oriente, de todo tipo, así que no hay ninguna buena o mala manera de dibujarlos y tú solo puedes hacer lo que te gusta. Cuando gestioné Dragon Quest, realmente dibujé una locura de dragones (risas).

¿Qué hay sobre Shenlong en Dragon Ball?

Shenlong está basado en el dragón oriental, pero él probablemente habría tenido un acabado más complejo si yo hubiera dibujado un dragón oriental tal cual.

Usted dibuja un montón de máquinas características en las portadas de los capítulos y alrededor de la historia en sí misma.

Me gusta diseñar máquinas. Disfruto pensando en ello y dibujándolo, pero casi lo siento como una forma de escapada (risas). De vuelta a entonces, solo dibujo personajes redondos, así que quizás se asuma que me gustan ese tipo de diseños, pero no es verdad. Es solo que en esa época los coches eran normalmente muy cuadrados, así que los dibujé redondos. En aquellos días tenía en mente que los coches estuvieran diseñados con aire resistente y tú ves muchos modelos con aerodinámica, así que, por otro lado, supongo que ahora dibujo más cuadrados. Solo me gusta hacer lo opuesto a lo que sea que esté de moda.

Muchas fuentes dicen que Dragon Ball tiene sus raíces en las películas de kung-fu.

Para ser exactos, sus raíces están en el one shot llamado Dragon Boy que hice antes de que empezara la serialización de Dragon Ball. Fui lo suficientemente estúpido como para mencionarle a mi editor Torishima-san cómo veía constantemente Legend of Drunken Master de Jackie Chan y demás, así que él me dijo: “si te gusta eso tanto, deberías dibujar algo así” (risas). Pero que te guste algo y querer dibujarlo son dos cosas completamente diferentes, así que no quería especialmente hacerlo.

Pero hubo una respuesta positiva con aquel one-shot, así que eso dio paso a Dragon Ball. Aun así, acabó siendo una historia de aventuras, más bien basada en peleas como en una película de kung-fu…

Me gusta mucho la aventura, pero parece ser que en aquella época un manga de viajes no era exactamente lo que la gente quería. Los cambios de escenario en cada capítulo. Al principio pensé que sería bueno continuar con eso durante un año, pero no fue muy popular.

Después de todo, debido al Tenka’ichi Budōkai el centro de la serie cambió hacia las peleas.

Lo que pasó fue que eso se volvió cada vez menos popular. Torishima-san estaba realmente encima de mi sobre ello, diciendo: “¡a nadie le gusta eso!” y cosas como esa (risas). Desde el principio había pensado en lo más profundo de mi mente que desde que aquello era un manga de shōnen sería mejor recibido si dibujaba combates, pero como soy muy perseverante, seguí clavado con Viaje al Oeste. Pero él realmente estaba gruñón conmigo.

Así que usted cambió hacia las batallas.

Bueno, me cansé de que él siguiera con los sondeos de popularidad todo el rato (risas). Pensé que era reacio a lo que hacía, la popularidad de la serie no necesitaba empezar a recoger sus frutos sobre el Tenka’ichi Budōkai…y a pesar de mi reticencia, aún lo sentí bastante bien (risas).

Entonces después de eso, usted regresó al formato de aventura con el ejército de Red Ribbon.

Intenté luchar contra ello (risas). Hice que Arale-chan tuviera un cameo, e hice cosas cómicas, y lo sentí como una prueba. Pero al final, no pude satisfacerme a mí mismo, así que decidí tirar la toalla y hacerlo todo sobre lucha. Una vez tomada esta decisión, me sentí mejor.

¿Tuvo algo en mente cuando empezó con el último capítulo?

No, no lo tuve. Una vez decidí el final, entonces lo que tanto te influye ya no puede cambiar el curso de la historia pase lo que pase. Siempre he pensado que es mejor dejar solo el final sin decidir. Supongo que esto viene de mis viejos hábitos de gags manga, ya que con los gag manga tu no necesitas trabajar en que pasará después en el camino. Solo supongo que habría sido divertido hacerlo como en Viaje al Oeste, con los escenarios siempre en constante cambio, todo tipo de enemigos diferentes apareciendo cada dos por tres, diferentes localizaciones, etc. los personajes peleando, volviéndose más fuertes, y la historia desarrollándose, ese tipo de cosas.

Entonces cuando dibujó a Piccolo Daimaō, ¿estaba pensando en ideas para el arco argumental de Freezer o algo así?

Para nada pensé en eso. Solo tratar a Piccolo Daimaō fue más que suficiente para mantenerme ocupado. Supongo que la primera vez que empecé a pensar en el arco argumental de Freezer fue probablemente durante la de Ma Junior. La serie estaba arriba en las encuestas, así que probablemente tuve la corazonada de que no sería capaz de terminarla pronto.

Con un enemigo poderoso tras otro atacando, ¿tuvo alguna imagen de un desarrollo futuro de la historia?

Asumí que la única opción era centrarme en las peleas, pero esto no es como si pensaba en cómo iría desarrollando la historia… Incluso pensé que era el único dibujándolo, aun así había veces cuando estaba en plan: “¡vaya, Vegeta está formando equipo con ellos!” Piccolo también me sorprendió.

Incluso usted dijo que no pensaba en qué sería lo siguiente, usted estaba aun maravillado al conectar trozos que iba anunciando. Como con el origen de los androides o la cola de Goku siendo un rasgo saiyan.

Me gustaba forzar un poco todo para juntarlo, ya que de ese modo parecía que realmente lo había pensando profundamente (risas). No planeo las cosas desde el principio; en su lugar, cuando pienso en cómo hacer que una historia  se junte con otra, básicamente solo es: “eh, apuesto a que podría usar eso”. Con los personajes también, hago algo en plan: “eh, este tío sigue vivo… quizás podría usarlo”. Así al final parece como si hubiera estado pensando sobre la historia durante un increíble período de tiempo.

Los diferentes editores que usted ha tenido en el transcurso de la serie también han comentado que usted era un genio uniendo tramas.

Esto es en lo único en lo que confío. Ya que si no lo hubiera sacado adelante, las cosas no se hubieran unido y se darían cuenta de que me lo estaba inventando todo el tiempo (risas).

La representación de las batallas sigue intensificándose, ¿no lo cree? Ellas siguen siendo más intensas, desarrollándose en todo tipo de peleas que la gente asocia normalmente con Dragon Ball.

Siento como si ellas tuvieran que hacer eso si ellas fueran a incrementarse. Así como los enemigos siguen haciéndose más fuertes, usando el Nyoibō o volando encima del Kinto-un ya no servirían más, así que los personajes empezaron a volar por sí mismos. Cuando Ten Shin Han voló por primera vez, recuerdo que pensé: “eh, esto es muy útil” (risas). Y cuando pensé en representar el ki visualmente en el manga, eso hizo las cosas realmente más fáciles. Como con el Kamehameha y todas esas cosas.

Así como las batallas se vuelven más llamativas, ¿tenía idea de qué hacer para hacer un cambio guay de escena?

Al principio, pienso que estaba aun influenciado por los movimientos en los films de kung-fu… Supongo que presté atención en cosas como en la quietud, el movimiento y el espacio.

¿Cómo se sintió al estar dibujando las últimas partes de la serie?

El arco argumental de los androides y Cell fueron muy duros… supongo que se podría decir que todo lo que pude con Freezer, entonces estaba quemado, y supuse que no podría sacar adelante una pelea mejor que aquella. Pensé: “¿realmente tengo que seguir?” incluso cuando Cell terminó, sentí como si aún no se hubiera terminado. Así que antes de que comenzara el arco argumental de Boo, dije: “una vez esto termine, quiero acabar sin importar el qué”. Porque pensé que no había manera de que un tipo más fuerte apareciera o que Goku se volviera más fuerte de lo que se había vuelto. Entonces mi punto de partida para la saga de Boo fue: “esto es el final, ¡así que voy a dibujar lo que yo quiera!”. Siempre me gustaron los gags tontos, así que hice cosas cómicas, con el Gran Saiyaman, Gotenks y cosas por el estilo. No fue hasta justo antes del último capítulo que yo pensé en el final. Necesitaba algo que señalara que esto realmente se acababa ya, así que salté diez años en adelante… Pero no tuve en cuenta la continuación de la serie en forma de anime, así que apuesto a que fue realmente duro para todos los de la compañía de anime (risas).

Cuando el kanzenban salió años después, añadí un poco más al final. Pensé que de alguna manera aquello no cuadraba del todo. Quise hacerlo de forma más clara que las luchas de Goku habían terminado y que una nueva generación le tomaba el relevo.

Y ahora han pasado treinta años desde que empezara la serie [de anime]… ¿En qué está pensando ahora echando la vista atrás?

Mi política es intentar y olvidar cosas una vez se han terminado. Ya que si no descarto lo viejo y me centro en lo nuevo, sobrecargaré mi capacidad cerebral. Aun no he superado la vergüenza de: “¿quién carajo es Tao Pai Pai?” de aquella vez que estaba hablando con Eichiro Oda-kun (risas). Pero el hecho de que aún haya gente leyendo la serie después de todo este tiempo… Todo lo que puedo decir es: “gracias”. Realmente, eso es todo.

Fuente: Kanzenshuu

Daniel Marchante

Soy blogger y me apasiona escribir sobre aquello que me impacta en la vida como Dragon Ball, la serie de mi vida de la que he aprendido a ser mejor persona. Por ello, compartiré con vosotros publicaciones en las que plasme mi pasión por Dragon Ball.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 19 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies