Dragon Ball: ¡Merchandising de los 90! parte 1

A lo largo de casi tres décadas desde que se emitiera por primera vez el anime de Dragon Ball en España, quienes pertenecemos a la “generación de los 90” hemos podido ser testigos de cómo ha ido evolucionando el merchandising relacionado con dicha franquicia. Aunque todo el material oficial de Dragon Ball que ha ido saliendo al mercado español desde hace algunos años posea una notable calidad, no siempre fue así. En los noventa no teníamos la opción de poder hacernos con figuras de lujo como, por ejemplo, las figuras Dragon Stars Series que Bandai España ha traído al mercado nacional en el verano de este mismo año pero lo que sí teníamos era mucha imaginación y mucha ilusión para conseguir merchandising de nuestra serie favorita. Así pues, a lo largo de este post y, seguramente, de alguno más, haremos un repaso de todo ese material “noventero” por el que, hoy día, muchos/as suspiramos.

Cartas coleccionables de Ediciones Este (1986-1989)

Sin duda, esta colección fue de las primeras que salieron en nuestro país y constaba de noventa tarjetas que, más tarde, se ampliaría a ciento cuarenta debido al éxito abrumador con el que contaba la serie. Además, la colección venía con un estuche de cartón donde podías guardar todas las tarjetas. En cada tarjeta aparecía el dibujo de un personaje de Dragon Ball o de Dragon Ball Z con una breve información en la parte de atrás. La calidad del dibujo era bastante pobre y era evidente que no  había sido realizado por el mismo autor que había creado a Son Goku y compañía. Sin embargo, era lo que había por aquel entonces y no podíamos perder la oportunidad de hacernos con la colección.

Figuras de goma de Matutano

No está clara la fecha de lanzamiento de esta promoción pero me acuerdo que las pude coleccionar a principios de los noventa. Dicha promoción consistía en reunir cuatro puntos para canjearlos en el kiosko por un “muñecogoma” de Dragon Ball de un total de catorce figuras. Estas figuras estaban hechas de un material parecido al de las gomas de borrar y medían unos seis centímetros de alto aproximadamente. Cada punto se encontraba en un pequeño cromo que había dentro de cada bolsa pequeña de patatas fritas. Los cromos eran fluorescentes, contenían el dibujo de un personaje en una cara y el valor de un punto en el reverso.

Posters y cromos de Matutano

Además de las figuras de goma, Matutano también empezó a ofrecer posters que contenían ilustraciones a color de la serie. Las ilustraciones, al igual que las cartas coleccionables de Ediciones Este, no se parecían demasiado a los dibujos que veíamos en la televisión pero nuestra ilusión podía con todo. Esta colección constaba de quince posters siendo uno de ellos doble, el cual contenía unas casillas donde podías pegar, además, la colección de cromos pequeñitos, de los que hablamos antes, que se iluminaban en la oscuridad y que contenían los puntos con los que se canjeaban por las figuras de goma.

Tazos de Matutano

Ésta, sin duda alguna, es una colección muy difícil de conseguir en la actualidad. Dicha colección estaba compuesta por varias subcolecciones: una de diez tazos holográficos de cartón, una subcolección regular de ochenta y cinco tazos que contenían unas ranuritas en la parte derecha que servía para hacerlos volar, una de veinte unidades llamada Megatazos que podían ser tanto circulares como octogonales, otra de diez tazos circulares y sin ranuras en los que sólo aparecían enemigos y, por último, una subcolección de cinco tazos de plástico duro y de un mayor grosor que se llamaban Mastertazos.

Como podéis ver, el merchandising con el que teníamos que conformarnos en los años noventa era bastante cutre pero lo que nadie puede negar, es lo felices que éramos cuando íbamos a nuestro kiosko de al lado de casa para canjear nuestros puntos por una horrenda figurita de goma o cuando intercambiábamos cromos como posesos día sí y día también. Desde la redacción de la página web esperamos que hayáis sentido, al menos, un poco de la nostalgia que hemos sentido nosotros al recabar la información. Todavía queda más tela que cortar, así que os esperamos en la siguiente entrega.

Jesús Callado

Pertenezco a esa generación que descubrió Dragon Ball en un país donde casi nadie conocía el significado de palabras como "manga" o "anime". Si digo que esta obra del maestro Toriyama ha marcado buena parte de mi vida, me quedaría corto ya que es posible que haya convivido con Son Goku y su trupe desde que tengo uso de razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies