Análisis técnicas de combate parte 2

Continuamos con el análisis de las técnicas de combate de los guerreros Z que quedaron en el tintero tras la primera parte de esta sección. En esta ocasión los protagonistas son Ten Shin Han y su inseparable compañero de fatigas Chaoz, ambos discípulos de la escuela Tsuru-Sennin. Al igual que Yamcha y Krilin, Ten Shin Han y Chaoz fueron relegados, de forma injusta y chapucera, a un segundo plano en el mundo Dragon Ball. Sin embargo, a día de hoy el cariño que los fans de la franquicia siguen procesando a estos entrañables personajes hace que merezcan, sin duda alguna, que alguien como yo realice dos artículos dedicados a las técnicas de éstos. Para variar empezaré analizando las técnicas de Chaoz, ya que siempre ha estado a la sombra de Ten Shin Han y no cuesta nada cambiar el orden de los factores. Este pequeñín de un solo pelo en la cabeza nos demostró desde sus primeras apariciones que eso de que no hay que dejarse llevar por las apariencias es un hecho más que probado.

Durante el 22º Tenkaichi Budokai, Krilin fue el primero de los guerreros Z que sufrió en sus carnes a tan peligroso y tenaz adversario. Además de ser uno de los primeros personajes en dominar la técnica Bukūjutsu (Técnica de lucha Aérea), también nos sorprendió con varias técnicas poderosas como el Rayo Dodonpa, anteriormente utilizado por Tao Pai Pai, así como su terrible poder mental. El Rayo Dodonpa consiste en lanzar, a través del dedo índice de la mano, un rayo calorífico con el que, de impactar en el enemigo de turno, se consiguen resultados devastadores. Dentro del poder mental de Chaoz, tenemos la técnica Kanashibari no Jutsu (Técnica de Paralización) con la que casi derrotó a Krilin en el combate citado anteriormente.  No obstante, cabe decir que con la llegada de enemigos cada vez más poderosos, el Rayo Dodonpa o el poder mental quedaron prácticamente obsoletos.

Sin embargo, la técnica más mortífera, sobre todo para él propio Chaoz, fue la que utilizó durante la batalla contra los saiyans Vegeta y Nappa. Dicha técnica se denomina Jibaku (Suicidio) y consiste en liberar toda la energía del cuerpo con el fin de generar una enorme explosión. Chaoz dio su vida cuando se inmoló contra Nappa por lo que, desde entonces, considero a este pequeño luchador como uno de los personajes más valientes, en proporción a su tamaño y poder, del mundo Dragon Ball. Finalmente, esta técnica no hizo el más mínimo daño a la montaña de músculos saiyana y provocó que Ten Shin Han no dudara en utilizar todo lo que tenía para atacar a semejante monstruo. Tras la encarnizada batalla contra los saiyans, Chaoz dejó de tener relevancia en la historia y aunque logró la increíble gesta de entrenarse a las órdenes del mismísimo Kaio-Sama, ese aumento de poder jamás llegó a ser demostrado.

Con Ten Shin Han ha ocurrido algo parecido que con los personajes anteriormente analizados ya que, aunque en un principio pudiera parecer que iba a ser el enemigo definitivo de Goku y compañía, al final fue perdiendo relevancia a lo largo de la historia. Sin embargo, Ten Shin Han sería uno de los pocos personajes que derrotaría a Son Goku, concretamente en la final del 22º Tenkaichi Budokai. En dicho torneo, este guerrero de tres ojos consiguió sorprendernos con la gran cantidad de técnicas que era capaz de dominar, regalándonos momentos de verdadera tensión. Contra Yamcha había luchado en el primer combate y, tras haber conseguido esquivar el Shin Rōgafūfūken (Nuevo colmillos de lobo) y haber devuelto el Kame Hame Ha, finalmente derrotó a su adversario sin apenas esfuerzo.

Al igual que Chaoz, el discípulo más aventajado de Tsuru-Sennin dominaba la técnica Bukūjutsu (Técnica de lucha Aérea). Sin embargo, dicha técnica sería sólo la punta del iceberg de lo que este excelente luchador escondía bajo la manga. En las semifinales del torneo se enfrentó a Jackie Chun en uno de los combates que, a mi juicio, asentó las bases para que Dragon Ball se convirtiera en la mítica serie que hoy día es. Jackie Chun no le estaba poniendo las cosas fáciles a Ten Shin Han y éste último utilizó, por primera vez, una técnica con la que cegó a todos los presentes, el Taiyōken (Golpe del Sol). Esta técnica consiste en crear una luz brillante con la que deja ciego al oponente durante unos segundos y así poder golpearle sin apenas oposición. Tras cegar a Jackie Chun, Ten Shin Han propinó un terrible rodillazo en la nuca al anciano y, a pesar de que parecía todo perdido, éste consiguió levantarse del tatami para continuar con el combate. Además de las eficaces técnicas que había utilizado, Ten Shin Han fue capaz de lanzarle a Jackie Chun un poderoso Kame Hame Ha, copiando así la legendaria técnica de la escuela Kame-Sennin. Finalmente Jackie Chun se rindió y Ten Shin Han pasó a la final del 22º Tenkaichi Budokai.

En la final contra Goku, Ten Shin Han seguiría sorprendiéndonos con técnicas cada vez más poderosas. Primero lanzó un Rayo Dodonpa con el que golpeó al pequeño saiyan, luego utilizó la técnica Mashin Gan Tsuki (Ametralladora) y finalizó la consecución de ataques cuerpo a cuerpo con la técnica Haikyūken (Golpe de Voleibol). Después de esto,  intercambió varias veces con su oponente la técnica Zanzōken (Desdoblamiento del Cuerpo) pero en este caso fue Son Goku quien dominó mejor la técnica. Con el combate llegando al clímax y con Goku en clara ventaja, Ten Shin Han se dispuso a realizar una nueva técnica sorprendente, el Shiyōken (Golpe de los Cuatro Brazos). Esta habilidad le permite a Ten Shin Han hacer crecer dos brazos más de su espalda aumentando así su poder ofensivo. Sin embargo, nuestro saiyan favorito fue capaz de contrarrestar tan siniestra técnica aumentando también el número de sus brazos de forma ilusoria. El final del combate se acercaba y Ten Shin Han iba a sacar a la luz su técnica definitiva, el Kikōhō (Cañon de Energía) con la que destruyó el tatami del torneo y obligó  Goku a combatir en el aire con lo que, gracias a la suerte, finalmente pudo vencerle.

En la semifinal del 23º Tenkaichi Budokai, Ten Shin Han se volvería a enfrentar a Son Goku pero éste último había entrenado a las órdenes del mismísimo Kami-Sama y la diferencia de poder era considerable. Sin embargo, Ten Shin Han demostraría una vez más que su originalidad a la hora de crear nuevas técnicas no era fruto de la casualidad. En este combate destacaremos la técnica  Shishin No Ken (Técnica de Cuatro Cuerpos) con la que Ten Shin Han dividía su cuerpo en cuatro individuos, con la finalidad de arrinconar a Goku en el aire para así poder lanzarle un  Kōsengan (Rayo Láser Ocular) desde cuatro puntos distintos de tatami. La técnica resultó eficaz en primera instancia pero gracias a ella, Son Goku descubrió dos puntos débiles de Ten Shin Han con lo que finalmente pudo derrotar a este último. Durante la etapa de Dragon Ball Z, Ten Shin Han fue cobrando un papel cada vez menor en la historia con lo que esa extraordinaria originalidad que poseía a la hora de crear nuevas técnicas de combate podemos darla por finiquitada a partir de entonces.

Sin duda alguna, la rivalidad entre las escuelas Kame-Sennin y Tsuru-Sennin no es ninguna broma y aunque los discípulos de ambas escuelas terminaron por hacerse amigos, si Goku no hubiese existido, a día de hoy seguiríamos sin saber cuál de las dos ha formado a los luchadores más poderosos de Dragon Ball.

Jesús Callado

Pertenezco a esa generación que descubrió Dragon Ball en un país donde casi nadie conocía el significado de palabras como “manga” o “anime”. Si digo que esta obra del maestro Toriyama ha marcado buena parte de mi vida, me quedaría corto ya que es posible que haya convivido con Son Goku y su trupe desde que tengo uso de razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − uno =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies